ruptura de pareja

El reto de crecer con las circunstancias de la vida

En una ruptura con la pareja, en un cierre de una empresa, en un despido, en estas y otras circunstancias de la vida, ni se gana ni se pierde, es una experiencia que tal vez incluso nos puede ayudar a ver las nuestras carencias y como toda experiencia puede ayudarnos a crecer.

A primera vista determinados hechos externos, pueden parecer una pérdida, y suelen afrontarse como un fracaso, y por tanto, como todo fracaso y pérdida les solemos dar connotaciones muy negativas, pero detrás de estos hechos, hay algo más que uno problema, pues si queremos, puede haber un proceso de crecimiento personal y de autoconocimiento importante. Todo depende de cómo se valoren y vivan los hechos.

Independientemente del resultado que podamos dar al problema, sólo puede decirse que se ha superado el proceso si hemos aprendido de la experiencia.

Lo más frecuente es que cuando nos ocurre algo tendemos a responsabilizar a terceros o a las circunstancias, de lo que nos está pasando. Echar las culpas a la otra y no ver las propias responsabilidades puede demostrar una carencia de madurez y coherencia.

Poniendo por ejemplo la ruptura de una pareja, podemos decir que todos en un determinado momento de nuestra vida, hemos escogido una pareja. En ese momento veíamos a la persona de otra manera, una persona que se ajustaba a lo que queríamos o necesitábamos.
¿Qué ocurre durante la rotura?, la persona sigue siendo la misma, somos nosotros que la miramos con otros ojos, y todo lo que valorábamos de ella deja de tener encanto por nosotros.

¿Qué ha cambiado? Ha cambiado nuestra visión, la forma de verla, nuestras necesidades y tal vez nuestros valores.

También puede ocurrir que lo que ahora no aceptamos de la pareja, de hecho nunca lo habíamos aceptado, pero teníamos la esperanza de que la persona cambias.

Éste es uno de los errores más grandes que hacemos cuando estamos en pareja, esperar o querer cambiar a la otra persona. Está claro que las personas cambian, la vida es cambio y evolución.

Sin embargo, el cambio no puede venir nunca de fuera, el cambio viene de dentro, las personas sólo cambian si ellas quieren y están preparadas para hacerlo.

Explora más artículos...